lunes, 28 de enero de 2013

Parte Nº2


MIRADA DE LA “T”

Una de las técnicas más efectivas para lograr el parecido de la caricatura, es observar un rostro y fijarse en su mirada, expresión y esencia como hemos señalado; sin embargo influyen también otros factores como son “Las distancias”.
Todas las facciones, rasgos y anatomías de los rostros tienen una distancia definida; al calcular una distancia debe ser sumamente acertada ya que influye en el parecido de la persona. En los puntos anteriores vimos que el tamaño de la frente en relación al rostro en general es muy importante como también la distancia del mentón en relación a la boca y los pómulos con sus curvas y tamaños distintos. Estas distancias mencionadas corresponden a las partes que rodean el rostro, es decir, los contornos de la cara en si, sin embargo existen otras distancias en las que hay que observar atentamente antes de realizar la caricatura las que son:
  • El espacio en la separación de los ojos.
  • La distancia entre los ojos y la nariz.

Imaginemos un círculo que rodea estos elementos, luego los tomamos y observamos la distancia de cada uno de ellos (ojos, cejas, párpados y nariz). Esto es lo que precisamente llamaremos una “T”. Con la práctica y la cantidad de caricaturas que hacemos, nos daremos cuenta de las diferentes formas de “T” que nos encontraremos. Esto nos ayudará a captar más fácil y efectivamente la expresión y forma de los rasgos faciales de la caricatura.

Importante: La “T” puede ser muy variable en cuanto a la forma según el rostro a dibujar, ésta puede ser muy gruesa o muy delgada, así también muy larga o corta. El tallo de la “T” puede ser grueso o delgado y los brazos cortos, o puede que los brazos sean largos pero el tallo corto, esto dependerá de las distancias o separaciones de los ojos y la nariz. Daré a conocer un concepto muy acertado en mis estudios de los rostros: Cuando los ojos son estirados hacia las orillas, o la separación entre éstos es amplia, el tallo de la “T” es corto, por lo tanto la nariz se dibuja más cerca de los ojos. En cambio las personas con los ojos mas juntos (o los brazos de la “T” mas cortos), el tallo es más largo, por lo tanto la distancia entre la nariz y los ojos es más amplia.

Algunos ejemplos para visualizar la “T”.




ELEMENTOS

La forma del rostro, sus curvas y anatomías sin duda forman parte de los factores importantes para reconocer una persona en la caricatura, pero no solo el contorno y la forma de la cabeza hacen este trabajo, de lo contrario sería un dibujo vacío y carente de elementos.
Llamaremos “elementos” a todas las cosas u objetos que decoran la caricatura, y cada uno de éstos son tan importantes como los puntos vistos anteriormente, es decir, cada parte del dibujo tiene la misma importancia, ninguna cosa es más esencial que la otra. Un claro ejemplo para este concepto sería un auto; el auto tiene una infinidad de cables y aparatos que lo hacen funcionar (motor, ruedas, caja de cambio, sistema de luces, etc.), sin embargo las personas tienden a pensar que el elemento mas importante del auto es el motor ya que sin él el auto no podría arrancar, lo cual es un error, porque si el motor funciona bien mientras que el móvil no tiene ruedas, éste tampoco podría partir. Lo que quiero decir es que cada cosa tiene una función determinada, y si una de ellas no la cumple se deteriora todo el conjunto y como consecuencia, los demás elementos no sirven.
Para la caricatura es lo mismo, si uno de los elementos no es interpretado correctamente, el dibujo no será reconocible.
El rostro de una caricatura debe ser lo más adornado posible, es decir, el dibujante debe encontrar todos los elementos en el rostro, o por lo menos los suficiente como para captar las características de la persona y plasmarlos en el papel. Estos elementos son principalmente los ojos, cejas, nariz, boca, orejas. Y por supuesto los elementos anexos como: párpados, marcas de pómulos, arrugas, lunares, barba, bigotes, el cabello, pecas, etc. Comenzaremos a ubicar los elementos en el rostro predeterminado y trabajaremos en ello todos sus aspectos para darle el parecido a la persona caricaturizada.
Aquí otros ejemplos para ver cómo visualizamos la T: